2 3 4 5 6

 

SILENCIO...

...(                            )...que mejor que comenzar así, que mejor que el silencio mismo para explicarse, como todo lo que no es palpable, es complejo definirlo con palabras,y más aun hablando de silencio...
Un gran filósofo contemporáneo lo refiere, como "la elocuencia del silencio", descripción que nos lleva a la reflexión...

Comenzaríamos con la etimología de "elocuencia", algo elocuente es: Que significa o da a entender una cosa; que tiene fuerza expresiva. De este modo no quedaría más que solo hacer silencio, puesto que ya él es elocuente.

Pero existen ciertos tipos de silencios…… por ej., comunicacional, sí; tal vez lo denominaríamos el silencio de la "new age", donde estando en convivencia, no se realiza conexión alguna con el ser que se encuentre más cercano a mi persona, leerlo parece una realidad ilusoria, sin embargo es tangible como una flor, basta utilizar el sentido de la observación, para apreciar cómo los celulares, televisión, computadoras se convierten en hipnotizadores de la realidad de una persona, y donde aunque parezcamos estar "conectados" o "comunicados" solo estamos "hipnotizados" en algo que parece real,pero en esencia no lo es, ya que no produce en nuestro cuerpo lo que si produce un abrazo entre dos personas, o una sonrisa regalada de un niño con el cuál cruzaríamos miradas...

Hablaríamos también de "silencio delictivo", el solo resonar en nuestra mente la palabra delito, sería para nosotros algo inaceptable, más sin embargo, una célebre frase nos dice: "es tan malo callar cuando se debe hablar, como hablar cuando se debe callar", Y ahí entonces vienen a nosotros situaciones en las que nos dijimos, "como no dije lo que pensaba", "porque no hable en ese momento", etc., y se convierte

Estos solo dos tipos de silencios a los que nos hemos referido, nos sirven de ejemplos para recordar cómo nos encontramos, en que situación, cual es nuestra realidad, para así poder valorar el "silencio interior".
Sería imposible llegar a vivenciarlo sin antes comprender, entender que lo primero que se debe callar es aquella boca que no emite sonidos físicos, que los demás no escuchan, pero que produce palabras que nos ensordecen, nos referimos a nuestra "mente", sin una mente calma, moderada, apaciguada, callada, se hace imposible el "silencio", porque ella, la mente, nos habla y habla, de esta manera el silencio es solo una teoría y no un hecho, no una vivencia...

Compararíamos a una mente quieta, con aquellos estados de arrobamiento, de inspiración, ya sea en una imagen de la naturaleza, en el ser amado, donde no existe en esos momentos otra cosa más que aquello que estamos contemplando, vivenciando, en el silencio interior "adviene lo nuevo", tal vez al principio sea escuchar, desde dentro los latidos de nuestro corazón, que no es poco, y con la práctica de introducirnos en nuestro interior, iremos descubriendo que lo real no se encuentra afuera...
sino adentro... ..en silencio.-